• 26 ENE 18
    • 0
    Fibromialgia y nutrición

    Fibromialgia y nutrición

    La fibromialgia se caracteriza por el dolor crónico, intenso y generalizado de músculos y tendones, acompañado de debilidad, y que puede llegar a ser incapacitante. También comporta trastornos del sueño, episodios de depresión y crisis de ansiedad. Además de todo esto, las personas con fibromialgia suelen sufrir otras patologías relacionadas con la dieta como algunas intolerancias alimentarias, el síndrome del colon irritable y la obesidad.
    En términos generales podemos decir que la fibromialgia consiste en una anomalía en la percepción del dolor, de manera que se perciben como dolorosos, estímulos que habitualmente no lo son. Además del dolor, la fibromialgia puede ocasionar rigidez generalizada, sobre todo al levantarse por las mañanas, y sensación de inflamación mal delimitada en manos y pies. También pueden notarse hormigueos poco definidos que afectan de forma difusa sobre todo a las manos.
    Hoy por hoy, no se conoce la causa de esta alteración, pero lo que si se ha observado es que el organismo sufre un elevado estrés oxidativo (desequilibrio en nuestras células debido al aumento de radicales libres (sustancias tóxicas) y disminución de antioxidantes) y también un estado de inflamación crónica. Esto lo que deja claro es que las defensas antioxidantes son insuficientes, que hay niveles bajos de minerales y otras sustancias antioxidantes y niveles altos de moléculas pro-oxidantes y pro-inflamatorias. Cuando hay mucha oxidación, el organismo acumula sustancias de deshecho de su propio funcionamiento y eso, junto a la inflamación, provoca alteraciones a nivel metabólico, endocrino, inmunológico e incluso neurológico.

    ¿Cómo puede nuestra alimentación ayudarnos?

    Entre los pacientes con fibromialgia hay una gran incidencia de sobrepeso y obesidad. Por lo tanto, el primer consejo nutricional es el conseguir mantener un peso adecuado. Si en tu caso sufres sobrepeso u obesidad, debes perder el mismo en masa grasa y no con masa muscular, por lo que debes llevar un plan nutricional dirigido por un profesional que además sepa cubrir los demás déficit que la enfermedad conlleva. Si tu peso es adecuado debes de llevar una alimentación saludable ajustada en calorías pero a la vez muy rica en nutrientes.
    Por lo general, en el organismo de las personas con fibromialgia se produce una pérdida crónica de calcio y magnesio. Esta bajada de minerales genera contracturas espasmódicas en los puntos dolorosos de la musculatura descritos anteriormente. Además, también es frecuente encontrar un déficit de Selenio, Zinc, Iodo, Hierro y Vitamina D. El consumo de productos ricos en omega-3 ayudará a mejorar los estados de depresión además de mejorar la inflamación, por su efecto anti-inflamatorio.
    Uno de los principales objetivos nutricionales para tratar la fibromialgia es potenciar el sistema inmunitario a través de un buen consumo de vitaminas, minerales y proteínas.

    • Si sufres fibromialgia y te gustaría saber cómo podemos ayudarte, ponte en contacto con nosotros ¡la primera sesión informativa es completamente gratis!

    Leave a reply →

Promociones

Clínica El Espinillo

Más de 4000 pacientes han confiado en nosotros, descubre porqué.



Clínica El Espinillo
Avda. de la Felicidad 43
28041 Madrid

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR