• 07 JUL 17
    • 0
    Cuestiones a tener en cuenta sobre el suelo pélvico

    Cuestiones a tener en cuenta sobre el suelo pélvico

    Recientemente nos ha llamado la atención que en muchas clínicas de fisioterapia de Villaverde, Usera y Ciudad de los Ángeles, se anuncia a bombo y platillo el tratamiento del suelo pélvico. Por las experiencias que nos cuentan nuestros pacientes sobre el tratamiento que reciben, creemos que es conveniente aclarar ciertos aspectos y que se tengan claros algunos conceptos para saber si el tratamiento aplicado está siendo el correcto para una disfunción del suelo pélvico.

    El suelo pélvico, también conocido como periné, es la región anatómica correspondiente al suelo de la pelvis, formada por el conjunto de músculos, ligamentos y fascias que cierran la parte inferior del abdomen. La pelvis está formada por 2 iliacos, el hueso sacro y el coxis, huesos que dan soporte al suelo pélvico.

    Estas estructuras sostienen las vísceras urogenitales en su sitio, y refuerza los esfínteres uretrales y anales con el fin de impedir la defecación o la micción involuntarias ante un aumento de presión abdominal o el movimiento. Además, participan en la estabilidad lumbopélvica e intervienen en funciones relacionadas con la sexualidad, el embarazo y el parto. Las disfunciones del suelo pélvico pueden estar provocadas por múltiples factores. En el caso de las mujeres, quizá los más importantes sean el embarazo y el parto, esto es debido a que, durante el embarazo, los tejidos que sostienen el peso del útero van perdiendo fuerza, debido a que es un peso constante que tienen que soportar. Además, hay una gran influencia de las hormonas, entre ellas la relaxina, que aumenta la elasticidad de los tejidos, disminuyendo aún más la firmeza. Por otro lado, el eje de gravedad del cuerpo se adelanta, y para mantener el equilibrio se incrementa la presión en el suelo pélvico.

    Durante el parto, las contracciones y los pujos provocan un sobreestiramiento de la musculatura y las fascias del suelo pélvico, cuyo compromiso dependerá del tiempo de dilatación y de la fase del expulsivo, el tamaño de la cabeza del bebé, si se realizan episiotomías o si se necesita instrumentalización para el proceso (como fórceps o ventosas). Entre los otros factores se encuentran: los deportes de gran impacto, profesiones en las que se permanezca mucho tiempo de pie o se requiera cargar mucho peso, el estreñimiento crónico o las cirugías abdominales/perineales. Por ejemplo, en los hombres es común después de una cirugía de próstata.

    Desde el punto de vista de fisioterapia, es esencial realizar una valoración completa de la integridad del suelo pélvico y de la esfera sexual. Los programas de reeducación fisioterápica de la región perineal deben basarse en una completa entrevista clínica y valoración funcional de la región.  Es necesario realizar una exploración física exhaustiva, a partir de una exploración visual y palpatoria, valoración muscular, de la posición de los órganos pélvicos del suelo pélvico, y por supuesto una exploración neurológica. Por otro lado, habría que realizar una exploración específica de la zona abdominal, del funcionamiento del diafragma y de la zona lumbopélvica. El tratamiento a través de la fisioterapia abarca tanto la prevención (sobre todo en mujeres que no hayan dado a luz aun) como la rehabilitación después de una lesión o disfunción. La prevención es muy importante: saber en qué estado se encuentra nuestra musculatura del suelo pélvico y las estructuras que participan en su funcionamiento es vital para prevenir lesiones tras una cirugía programada o durante el parto.

    En el ámbito rehabilitador, los fisioterapeutas nos ayudamos de técnicas de terapia manual, y de cinesiterapia a través de abdominales hipopresivos o los famosos ejercicios de Kegel. Nos centramos en un entrenamiento propioceptivo del suelo pélvico, siendo el biofeedback una de las más potentes herramientas en la fisioterapia pelviperineal. También utilizamos
    electroterapia con sondas, técnicas comportamentales y educación al paciente, tanto de cómo afrontar su problema con el fin de mejorar su calidad de vida, como estrategias, trucos y sencillas técnicas de autotratamiento.

    Nuestras recomendaciones

      · Solicita que el fisioterapeuta que te va a tratar esté cualificado y tenga los conocimientos necesarios.

      · Exige una valoración completa(entrevista clínica y valoración funcional).

      · Existen ejercicios básicos que puedes hacer en casa y que te ayudarán a mantener en forma tu suelo pélvico.

      · Valora asistir a clases de pilates.

    • Contacta si tienes dudas

      Nuestros equipo de fisioterapia de la Clínica El Espinillo te aclarará cualquier duda que tengas sobre la disfunción del suelo pélvico.

    Leave a reply →

Promociones

Clínica El Espinillo

Más de 4000 pacientes han confiado en nosotros, descubre porqué.



Clínica El Espinillo
Avda. de la Felicidad 43
28041 Madrid

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR